Cómo se transforma la energía III: un ejemplo detallado

Aviso importante: Si no has leído los cuatro artículos anteriores házlo ahora, antes de leer este, ya que este es un ejemplo de lo que se explica en los anteriores.

María y Gerard son dos maestros que ya llevan 10 años conviviendo en pareja. Tienen en común su carácter alegre y la curiosidad por conocer y vivir experiencias que les pueden ayudar a crecer individualmente y como pareja. Les apasiona su trabajo y valoran no sólo su tarea de educadores sino también, y muy especialmente, lo que aprenden de sus alumnos.

Cuando empezaron a vivir en pareja estaban muy enamorados, eran muy felices. Tanto era así que el uno y el otro dejaron de salir con las amigas y los amigos y se fueron cerrando el uno en el otro, ya que su enamoramiento y ganas de estar juntos los ocupaba todo el tiempo. Últimamente su relación se ha ido enfriando y actualmente se caracteriza por la rutina y una falta de motivación en relación a la convivencia, y especialmente a su vida íntima, sexual.

Un sábado por la noche quedaron para cenar con algunos de los colegas de su escuela. Algunas de sus compañeras y compañeros de trabajo se reunían periódicamente para cenar juntos. María y Gerard no solían ir, a pesar de que los invitaban siempre.

Aquel sábado se apuntaron, ya que corrió la voz de que Claudia vendría con un amigo que ninguno del grupo conocía y este hecho les despertó la curiosidad.

Llega la hora, y María y Gerard, tras engalanarse cada uno a su manera, marchan hacia el Restaurante Marinada, dónde han quedado con sus amigos y amigas.

Manel, después de presentarse, se ha mantenido la mayor parte de la cena callado y escuchando. Se ha ido creando un clima de confianza entre todos y todas las presentes y, al llegar a los postres,  Pedro, uno de los comensales, pregunta a Manel: – tú, Manel, de que trabajas? Y Manel, seguro de sí mismo, responde: – soy jardinero. Me encanta mi trabajo. La naturaleza es una gran maestra! Todos están de acuerdo. La María, impulsada por la curiosidad, le pregunta directamente: – vives en pareja? Manuel responde: – no, comparto piso con un amigo y una amiga, Albert y Neus. Nos llevamos muy bien y formamos una familia diferente. Ya hace tiempo que convivimos y cada vez estamos más satisfechos de nuestra experiencia de vida. La verdad es que somos muy felices. Ninguno de los tres sentimos la necesidad de emparejarnos. Nuestra forma de vida nos satisface, ya que nos tenemos mucha confianza y respeto al mismo tiempo. Compaginamos muy satisfactoriamente las ventajas de vivir en soledad con las ventajas de vivir en compañía, y también tenemos momentos de intimidad. Nos queremos sin interferencias, ya que si tenemos dificultades lo hablamos con confianza y respeto, y siempre encontramos una solución buena para todos. La María, curiosa, no puede evitar la típica y tópica pregunta: – tenéis relaciones sexuales entre vosotros? Manel contesta: – ahora esto no te lo puedo contestar, ya que la respuesta correcta no es ni sí ni no, sino todo lo contrario. Si quieres, un día quedamos, ven a casa y hablamos con Albert y Neus.

A este diálogo entre María y Manel ha seguido un debate entre todos los comensales, con dos posicionamientos opuestos, mostrándose defensor uno y crítico del otro en relación a la pareja como forma de vida y de familia. La discusión ha sido apasionada por parte de todos …., Todos? No! Gerard y María, tras la intervención de Manel, se han quedado callados y recogidos en sí mismos.

Al terminar la cena, María y Gerard se van a su casa. Se despiden amigablemente de todos lo demás, ya que marchan en una dirección diferente a la de todos los demás. Avanzan caminando y silenciosos, recogidos cada uno en sí mismo. El resto del grupo decide ir de marcha en la discoteca.

Cuando el Gerard y María llegan a casa, se sientan en el sofá y María comenta: – lo que ha dicho el Manel me ha removido profundamente, y Gerard le contesta: – pues a mí también, María. Creo que su planteamiento no es ninguna locura. Y María interviene: – no sé, noto dentro de mí, en algún lugar muy profundo, como una vibración, como si algo se hubiera liberado, pero no lo puedo definir. Pues a mí me pasa algo parecido, María, responde Gerard. Sabes qué podemos hacer, Gerard? -dice María- acostarse cada uno en su espacio individual -cada uno tenía su propia habitación para retirarse y recogerse cuando lo necesitaba- y mañana por la mañana hablamos. Gerard estuvo de acuerdo, se dieron un abrazo y un beso y se retiraron cada uno a su habitación.

Al día siguiente, después de haber descansado profundamente, se levantaron con muchas ganas de compartir la experiencia del día anterior.

Desayunando, empezaron a dialogar, reconociendo los valores de la pareja tradicional, la opción que ellos habían elegido, y también los inconvenientes. La experiencia que Manel compartió en la cena los removió profundamente. Se comunicaron con sinceridad y transparencia como nunca lo habían hecho. Tanto María como Gerard reconocieron haber sentido atracción por otros hombres y mujeres y haberla reprimido por fidelidad a la pareja. Reconocieron también que su atracción inicial había ido disminuyendo hasta caer en la rutina, el aburrimiento, y en una forma de relación resignada, con falta de ilusión y motivación generalizada.

La experiencia explicada por Manel los encandiló, pero se les presentaba el gran dilema: y la intimidad? Los tres amigos que conviven se relacionan sexualmente entre sí? Ambos necesitaban aclarar esta duda. Como Manel los invitó a ir a su casa y encontrarse con él, Neus y Albert para hablar de este tema, decidieron llamar a Manel para quedar. Acordaron que irían el sábado siguiente, por la tarde, a tomar un té. Así lo hicieron.

Compartieron con entusiasmo los cinco. La María y Manuel pudieron aclarar sus dudas. En la intimidad que vivían los tres no correspondía en absoluto el término follar, ya que era una experiencia difícil de comprender si no se vive, según ellos explicaron. Había entre los tres un gran respeto y una confianza y amor sin condiciones. Reconocían como inalterable la libertad propia y la de los demás. Había en cada uno mucha madurez y entre ellos mucha ternura y una manera de vivir la relación amorosa que no se encuentran palabras para definirla. Comprendieron que esta era la experiencia de Manel, Neus y Albert y, en principio, su opción de vida. María y Gerard pudieron ver claro que no se trataba de imitarlos, sino de revisar su experiencia de vida en pareja. Se dieron cuenta que su gran error había sido cerrarse el uno en el otro, ya que esta actitud, que en un principio les había hecho muy felices, poco a poco fue asfixiando la vida y el amor, ya que la vida y el amor lo trascienden todo, no se les puede cerrar en ninguna estructura limitada y limitadora, y la pareja no deja de ser una.

Contentos y agradecidos, María y Gerard, que ya habían aprendido la lección, se despidieron, pidiendo de encontrarse periódicamente, ya que este encuentro les había resultado extraordinariamente enriquecedor, y había sido para ellos la mejor terapia que podían hacer.

 

Aplicación detallada del ejemplo:

María y Gerard son personas abiertas, receptivas, curiosas … La comunicación de Manel en la cena los remueve interiormente, y la acogen, en silencio, en su interior.

La comunicación de Manel ha entrado en resonancia con alguna parte profunda interna y ha despertado algún aspecto dormido, tanto de Gerard como de  María. Un movimiento de energía genera vida y es asimilable a la concepción de una nueva vida, a un embarazo.

Al terminar la cena se van silenciosos a casa, y en casa, en lugar de hablar y discutir, deciden retirarse cada uno a su habitación para acoger y guardar lo que se les había movilizado interiormente.

Este comportamiento es asimilable a la anidación y fase embrionaria de la gestación, cuando el embrión aún no tiene forma humana que permita a la mente identificarlo como ser humano. La acogida del movimiento interno de energía, producido por la resonancia que Manel ha comunicado, los ha dejado embarazados y ellos simplemente acogen el embarazo, sin prisas para identificar lo que se ha movido, ya que de momento no pueden verlo porque se encuentra en fase poco definida, amorfa.

Al día siguiente, más serenos y descansados, comparten con sinceridad y transparencia, y viendo muchas cosas, se van dando cuenta de su error, el error de cerrarse el uno en el otro. Pero todavía les queda una duda, duda que se proponen aclarar aceptando la propuesta que les hizo el Manel de quedar para ir a casa y hablar del tema que les crea la duda.

El compartir sincero y transparente les abre otra perspectiva sobre la manera de vivir la intimidad y la relación sexual, llegando a la conclusión de que no se trata de imitar la opción elegida por Manel, Neus y Albert, sino de encontrar la manera de no encerrarse en su relación de pareja, como habían hecho anteriormente.

La aclaración que hacen de las dudas, primero ellos dos y luego con Manel, Neus y Albert, es asimilable a la gestación en la fase fetal, cuando los contenidos, inicialmente más amorfos, van tomando formas más definidas hasta llegar a poder ser identificados por la mente.

La conclusión a la que llegan es asimilable al nacimiento, ver la luz.

Los otros comensales, que optaron por ir a la discoteca al terminar la cena, se olvidaron del tema, que quedó como una simple anécdota. A diferencia de la María y Gerard, quizás dejaron pasar una excelente oportunidad de atender, acoger y transformar alguna de sus potencialidades, o que les hubiera podido aportar nuevos aprendizajes y una ampliación del campo de su conciencia.

 

Ramon V. Albareda
Psicólogo. Teólogo. Sexólogo
Creador de Estel, Centro de Crecimiento Personal y Escuela de Estudios Integrales


Nota: Los cinco artículos publicados hasta ahora constituyen la base de la Transformación Holística. A partir de ahora me propongo hablar de temas y situaciones de la vida cotidiana, evaluándolas y orientándolas desde este enfoque.

Los lectores de mis artículos, que tengan interés por este enfoque, me pueden escribir haciendo preguntas concretas de cuestiones sobre cualquier aspecto de la vida cotidiana, o proponerme temas sobre los que les gustaría que hablara. Estaré encantado de atender sus intereses de la mejor manera que pueda.

Gracias de antemano por vuestra participación !!!

 

2018-10-13T11:22:45+00:00

Escribe tu comentario