La educación V: que corresponde a los / las maestros y profesores / as?

Los / las maestros y profesores / as son agentes muy importantes en el tejido de la educación. Es su profesión y debería ser también su vocación. La tarea de estos profesionales consiste en acompañar a los alumnos / as en el proceso de desarrollo de las capacidades naturales de que cada uno / a de ellos / as es depositario / a. También deben facilitar y promover el enriquecimiento de las potencialidades de cada uno con elementos de aprendizaje, estimulando la curiosidad natural de los alumnos.

Los / las maestros y profesores / as deberían estar formados adecuadamente para llevar a cabo la función de acompañantes de los alumnos durante la etapa de educación escolar, y deberían estar abiertos y comprometidos a seguir formándose, principalmente en el aspecto humano, y también en el profesional.

Hay que tener muy claro, especialmente los padres / madres y familias, que los / las maestros y profesores / as no sustituyen lo que corresponde a los padres / madres. Los padres / madres son los agentes y responsables principales de la tarea educativa de sus hijos por el solo hecho de haberlos puesto en el mundo por decisión propia, haciendo uso de su libertad. Demasiado a menudo hay padres y madres que son poco conscientes de la responsabilidad que implica poner hijos en el mundo, y tan pronto como pueden derivan en los / las maestros y profesores / as una responsabilidad que es de ellos -y sólo de ellos- , aunque los / las profesionales de la educación son unos aliados suyos de un valor excepcional que potencian y complementan su labor educativa.

Por lo tanto, hay que decir también que los / las maestros y profesores / as deben ser conscientes de que su responsabilidad en la tarea educativa no está por encima de la de los padres / madres ni debe suplir la que corresponde a ellos, los progenitores.

El trabajo de los maestros, puede resultar agotador si no se sienten apoyados adecuadamente y solidariamente por las instituciones educativas, como he explicado en el artículo anterior, igualmente  si no cuentan con la confianza y solidaridad de los padres / madres y familias.

Lo dicho hasta ahora forma parte de lo que podríamos llamar «estructura básica educativa». Los tres agentes de esta estructura, padres / madres y familias, instituciones, y maestros y profesores / as, tienen que caminar en la misma dirección, trabajar unidos, y apoyarse mutuamente, complementando la tarea educativa cada uno desde su ámbito de responsabilidad, y ayudando y potenciando los otros ámbitos.

Centrándonos más específicamente en la tarea de los maestros y profesores / as, además de recalcar de nuevo que ser maestro / a y profesor / a es una vocación más que una profesión, intentaré concretar algunos aspectos importantes para que puedan ejercer su vocación de manera constructiva, efectiva y gratificante.

En primer lugar los / las maestros y profesores / as deben ser conscientes de sus carencias y necesidades como personas humanas. Deben responsabilizarse de sus puntos débiles y atenderlos en un ámbito terapéutico adecuado. Quiero insistir en la necesidad que tienen los / las maestros y profesores / as de una formación humana continuada que los nutra como seres humanos y facilite la progresión en su propio proceso madurativo. Cabe decir que «nadie da lo que no tiene». Así un árbol que no ha sido cultivado producirá frutos inservibles. Y un árbol sano, un árbol bueno, producirá buenos frutos. Hay, pues, que poner atención y medios adecuados para que cada maestro / a y profesor / a sea un árbol bueno que dé buenos frutos. O dicho de otro modo, los / las maestros y profesores / as deben ser un referente de vida para los alumnos. Deben creer y practicar lo que intentan desvelar y promover en los alumnos que acompañan. Si los / las maestros y profesores / as atienden sus necesidades personales, y cuentan con el apoyo y solidaridad por parte de los padres / madres y de las instituciones, ejercerán con pasión y amor la tarea educativa, lo que desvelará el potencial vital de los alumnos y los estimulará la creatividad y motivación para el aprendizaje.

Los / las maestros y profesores / as no deben instalarse en su rol. No deben olvidar que todos somos a la vez maestros y alumnos y deben considerar y tratar los alumnos / as con respeto, de igual a igual, ya que todos somos depositarios de verdaderos tesoros que necesitamos desarrollar.

Como es obvio, los / las maestros y profesores / as también deben reciclarse profesionalmente, enriqueciendo su bagaje profesional con nuevos recursos y técnicas de aprendizaje, pero con la condición de que este aspecto no es prioritario. Será más valorado / a y recordado / a un / a maestro / a o profesor / a que se ha implicado en la tarea educativa y ha sido un muy buen referente de vida y de relaciones humanas para sus alumnos, con menos conocimientos técnicos, que un / a maestro / a o profesor / a muy erudito / a pero con un comportamiento de vida que no apoya lo que intenta enseñar.

También es muy importante cuidar la buena relación y cooperación entre todos / as los / las maestros y profesores / as que forman el claustro en cada centro escolar. El equipo directivo debe intentar estar al servicio de las familias y de todos / as los / las maestros del centro, pero también debe sentir el apoyo tanto de las familias como de los compañeros / as del centro escolar. El equipo directivo sólo podrá atender y hacer bien su tarea si recibe también el apoyo de las instituciones pertinentes. Es difícil que el equipo directivo pueda hacerlo bien y disfrutar de su trabajo, si las instituciones no limitan al mínimo indispensable las tareas burocráticas. Esto mismo se puede decir de todos / as los / las demás maestros y profesores / as si tienen que dedicar mucho tiempo a llenar papeleo, que a menudo tiene poca o nula utilidad para la tarea de educar, que es el fin principal del maestro / a y profesor / a.

Aunque quiero añadir otra cosa muy importante que se tiene poco en cuenta, y quizás menos aún en los proyectos educativos que quieren ser más innovadores.

Me refiero a tener en cuenta y respetar los ciclos naturales de la vida. La vida es cíclica, y transcurre alternando la actividad y el reposo. Así por ejemplo el ritmo cardíaco es un latido que alterna la sístole (actividad) y la diástole (reposo); igualmente ocurre con la respiración (espiración-inspiración); también con el sistema muscular (esfuerzo-relajación). En el ciclo anual de las cuatro estaciones también se da la misma alternancia: hay dos estaciones de recogimiento, reposo (otoño e invierno) y dos estaciones de actividad (primavera y verano). En el ciclo de las 24 horas pasa lo mismo: el atardecer y la noche es la fase de reposo, y la aurora y el día es la fase de actividad. En las escuelas es especialmente importante tener en cuenta este ritmo: actividad-reposo, tanto para aplicarlo al claustro como en el aula. No es saludable una estructura que promueva en exceso la actividad en detrimento de la fase de reposo. Una estructura que no tenga en cuenta la fase de reposo acabará estresando a los alumnos y los / las maestros o profesores / as y alterando su salud.

No quiero alargarme más. Soy consciente de que me dejo muchas cosas en el tintero, pero por más que me alargue no podría decirlo todo. Si alguien / a quiere hacer preguntas, plantear temas prácticos o hacer aportaciones, que lo haga con toda libertad. Por mi parte estaré encantado, tanto de recibir aportaciones, por supuesto muy valiosas, así como de responder a quien formule preguntas o cuestiones relacionadas con la educación.

Ramon V. Albareda
Psicólogo. Teólogo. sexólogo
Creador de ESTEL, Centro de Crecimiento Personal y
Escuela de Estudios Integrales

Próximo artículo: La educación VI: Frases de varios personajes de la historia sobre la educación, citadas por orden cronológico.

Posteriormente todavía me propongo añadir otro artículo tratando el tema de la sexualidad en el proceso educativo, que tanto puede interesar a los padres / madres y familias como a los / las maestros y profesores / as, y quizás aún un artículo más tratando el tema de las creencias religiosas y las ideologías políticas en el proceso educativo.

 

2018-11-15T14:05:43+00:00

Escribe tu comentario